Cómo conseguir nuevos clientes a través de Internet

Una de las áreas principales que debemos atender como empresa es la parte comercial. Para mejorar nuestros resultados debemos ser capaces de mantener y aumentar la base de clientes que nos sustentan económicamente.

¿Tus comerciales ya no son capaces de generar más negocio? ¿Quieres ampliar las vías de captación de posibles clientes a través de internet?

En este artículo te explico cuáles son tus opciones y como puedes multiplicar tus beneficios a través del marketing online.

Elegir el tipo de presencia online

Este será tu primer paso. Deberás plantearte qué escaparate quieres para ser visible en internet. Cuando elijamos deberemos considerar de entrada algunos factores internos tales como: actividad y sector profesional al que nos dedicamos, presupuesto y tiempo disponibles, recursos para generar contenidos y capacidad para soportar la estructura a medio y largo plazo.

También deberemos tener en cuenta factores externos tales como la competencia, ya que si queremos competir en igualdad de condiciones, habrá que poner el listón como mínimo a su nivel para poder superarlos también en el ámbito digital.

Las principales alternativas son:

  1. Página web: esta es la principal opción y la mejor. Puedes personalizarla a medida según tus características y con las funciones que necesites. Por contra también es la más cara..
  2. Blog: solución de las más utilizadas actualmente para profesionales y pymes. Con plataformas como WordPress puedes conseguir buenos resultados con una inversión moderada. El blog como tal está más enfocado a generar contenido escrito en forma de artículos, con el objetivo de demostrar nuestro conocimiento sobre una materia.
  3. Página de empresa en Facebook: una última alternativa sería mostrarnos activos en redes sociales y crear una página de empresa en Facebook. Es un complemento de las dos anteriores opciones aunque según nuestra actividad podría ser suficiente en un principio. Es una buena estrategia para compartir contenidos y socializar con nuestros contactos. Otro beneficio importante que nos aporta es su red de publicidad Facebook Ads, que podemos utilizar para llegar a cualquier perfil de usuario sin restricciones.

Y finalmente hay que preguntarse: ¿Qué queremos conseguir de internet?

La respuesta nos dará la clave para saber qué nos conviene más según nuestros objetivos. ¿Queremos vender directamente nuestros productos con un ecommerce?, ¿Queremos generar branding como profesionales freelance?, ¿Quizá lo que necesitamos es aumentar nuestra popularidad en un ámbito más local?

Como veis no hay una respuesta clara y siempre dependerá de la finalidad que tengamos y de las circunstancias particulares en cada caso.

¿Qué es el Inbound Marketing?

Para entender la metodología que aplicamos a Contents te hablaré del apasionante mundo del inbound marketing.

De forma simplificada podemos decir que se trata de un ciclo de acciones que pretenden atraer a nuevos leads, con cuatro fases que transcurren desde cuando el cliente es todavía un desconocido hasta fidelizarlo como promotor de nuestro producto o servicio.

Hay dos partes diferenciadas dentro del inbound marketing que son, en primer lugar, el marketing de atracción y en segundo lugar la automatización. En este artículo me referiré sólo a la primera parte, que es lo esencial para entender el proceso.

En oposición a la técnica tradicional de perseguir al posible cliente (outbound marketing) con campañas publicitarias masivas y nada personalizadas, ahora la visión cambia.

Las cuatro fases que sigue el inbound marketing son:

Atreure > Convertir > Tancar > Enamorar

Fases del inbound marketing
Fases del inbound marketing

Veréis que las fases están íntimamente relacionadas con el método tradicional de venta de un producto.

El proceso se asemeja a un embudo, ya que en las primeras fases reúne a muchos usuarios pero el volumen de éstos va disminuyendo a medida que vamos avanzando en cada fase. Nuestro propósito debe ser que los usuarios recorran el máximo de fases posibles, lo que nos repercutirá en un mayor volumen de ventas y clientes satisfechos.

Fase 1: atraer

En esta primera fase nos encargamos de crear contenidos originales y útiles para nuestro cliente ideal. Tratamos de satisfacer con anticipación sus necesidades de información respecto al producto. Estos contenidos pueden adoptar cualquier formato: texto, imagen, audio, vídeo … Una vez producidos los contenidos los publicaremos normalmente en el blog y en las redes sociales. Con ello conseguimos que el usuario nos conozca por la información que compartimos, y además aportamos contenido de valor y credibilidad para que nos tengan en consideración a la hora de comprar el producto.

Fase 2: convertir

En la segunda fase, los visitantes ya nos conocen porque han visitado nuestra web. Lo que pretendemos en este punto es despertarles el interés para que nos contacten. Convertimos al visitante en un cliente potencial. Normalmente esto se consigue a través de un copywriting orientado al envío de un formulario de contacto. Podemos incentivar esta fórmula con un lead magnet, que consiste en el regalo de un infoproducto como puede ser un PDF con información valiosa.

Con esta conversión lo que conseguimos es alimentar nuestra base de datos de clientes potenciales para posteriormente ofrecerles un producto y poder monetizar el proceso.

Fase 3: cerrar

Fase clave del inbound marketing. Si hemos podido atraer a un cliente en nuestra web, y voluntariamente ha decidido enviarnos una solicitud de información, ya estamos en disposición de enviar una propuesta comercial para cerrar nuestro ciclo de venta.

Esta es una fase muy sofisticada en la que se utilizan programas de CRM (Customer Relationship Management), y se produce una automatización en envíos de emails y monitorización del usuario. De forma simplificada, lo que tenemos que hacer es volver a contactar con el posible cliente interesado y enviarlo a una página de compra. Esta página de aterrizaje debe estar cuidadosamente diseñada y disponer de unos textos absolutamente centrados en cerrar la venta.

Fase 4 : deleitar

La última fase comienza una vez el cliente ya ha comprado nuestro producto. Consiste en seguir ofreciendo valor en forma de contenidos, atención post-venta y nuevas ofertas, para poder repescar al cliente en nuevas compras o como promotor de nuestros productos a otras personas interesadas.

Para terminar sólo quiero poner de manifiesto el potencial de estas acciones que, de forma combinada y efectiva, pueden suponer para las empresas un antes y un después en la forma de vender y comunicarse con sus clientes.

Y tú, ¿estás listo?

Deja un comentario